Janice Griffith llegando a su cuarto de hotel junto a la playa