La porrista se deja llevar y se pone juguetona con sus pompones